Una pastelería de Tokio, Toshimaya, cuenta con un furgón para reparto impreso totalmente en una impresora 3D (aunque las tripas son de Honda). Esto además de abaratar precios para la pastelería permite diseñar cada rincón del furgón según las necesidades de almacenamiento. La pastelería también ha podido diseñar la estética del furgón para que se parezca a sus pasteles o envoltorios.

Este pequeño furgón cuenta con un motor eléctrico de 15 CV y tiene una autonomía de 82 Km con una velocidad máxima de 70 Km/h. El vehículo es ideal para repartir en calles estrechas y se carga en 3 horas.

Toda la maquinaria es desarrollada por Honda desde 2011 y se llama Micro Commuter, se comercializa desde 2013. Se trata de un pequeño coche eléctrico con tres plazas, con un asiento delante y dos detrás, los diseñadores adquieren el Micro Commuter para luego cambiar su carcasa (como un móvil), una nueva carcasa diseñada a partir de las necesidades del cliente (funcional y visualmente hablando).

En fin amigos, esto es el futuro: impresión 3D + vehículos eléctricos, ya que por ejemplo en Alemania la empresa de reparto DHL ya tiene su propio vehículo diseñado por ellos, el StreetScooter, que a sustituido a 1000 furgones Volswagen con motor de gasolina para recorrer toda Alemania. DHL esta a la espera de otras 5000 StreetScooter ya que afirman que:

Cada furgoneta StreetScooter está diseñada para durar 16 años utilizándose seis días a la semana durante 10 horas continuadas