Reino Unido a aprobado ya una ley para obligar a las telecos a guardar durante un año historiales de navegación de sus clientes para mejorar la seguridad del país.

Esta ley proyecta también que las propias telecos sean capaces de hackear a su cliente o permitan a agentes del gobierno tomar el control de los clientes sospechosos.

La secretaria del Interior, Theresa May, afirma que muchas de las medidas de la nueva ley solo actualizan poderes existentes o los explican.