Estos días he estado pensando en la burrada del precio que puede tener el Samsumg Galaxy S8: 1000€. La verdad que a la hora de comprar un smartphone Android primero buscas 2 o 3 marcas que te den cierta fiabilidad, y claro Samsung puede ser la primera.

Lo segundo que buscas es el tamaño de pantalla, cámara y la capacidad de teléfono, depende para qué lo quieras. Por último ya te fijas en el diseño innovador del teléfono.

Bien, esto que he dicho es lo que busca un usuario medio e incluso avanzado en un smartphone que en el rango de 300 – 600€ darían con su smartphone perfecto.

Ahora bien, si hay smartphones de 300€ que dan la talla o si miramos más el diseño y la óptica nos vamos a unos 600€, ¿por qué se dice que el Galaxy S8 costará 1000€?

Pues a parte de pagar la marca y poder disfrutar de un pedazo de smartphone, habrás pagado por tener muchas opciones que no vas a utilizar porque el Galaxy S8 esta diseñado para sustituir a tu ordenador con Samsung DeX. El poder dotar a un smartphone con la capacidad para poder ser un ordenador de escritorio (bueno) no es gratis y se paga, es más tecnología que lleva dentro el smartphone. Actualmente Samsung ya dota a sus dispositivos con MHL aunque esto no da tantas opciones como Samsung DeX.

Otro punto a tener en cuenta es la importancia que ha dado Samsung a los gamers, apostando por ellos y dando a sus smartphones características para mejorar sus experiencias durante el juego, como silenciar las notificaciones o potenciar los gráficos en modo juego.

Esto me recuerda a operadores como Movistar, Vodafone u Orange que te dan más servicios que no necesitas para justificar la subida de precios.

En definitiva, si te vas a comprar un smartphone de 1000€ te recomiendo que sólo pienses en lo que no vas a usar de él, ya que lo demás será perfecto o eso, al menos, es lo que se espera.