Ahora Bruselas acusa a los fabricantes de televisores de incluir un software para emular más eficiencia energética en los test y así obtener la pegatina correspondiente al engaño.

El primer país miembro de la UE en avisar a Bruselas fue Reino Unido y seguidamente fue Suecia.

El propósito parece ser pasar los test de medida de la luminosidad máxima y reducir la luminosidad y la energía para lograr una clasificación en las etiquetas (de eficiencia) energética mejor

CompliantTV, equipo independiente, señala que durante sus pruebas observaron que las TV se comportaban de manera diferente durante las mediciones y esto planteó la posibilidad de que las TV detecten el procedimiento de los test y adapten su consumo energético.

Lo cierto es que no existe ninguna norma que aclare este tema y Samsung alega que su dispositivo de ajuste de la luminosidad es una función de vanguardia y no un trucaje para los test.

El debate está abiert, y más con el escándalo de Volswagen.