En concreto, en este artículo haremos referencia al USB Type-C, ya que un ingeniero de Google, Benson Leung, ha hablado de esto. Un cable de este tipo debe de pasar unos controles para cumplir con las especificaciones 1.1 y que este sea fiable.

USB Type-C va a ser el standard ya que presenta muchas ventajas frente al USB tradicional, entre las que destacan que es reversible y puede manejar corriente, datos y señal de pantalla.

Muchos cables dejan mucho que desear (y por eso son baratos), esto plantea muchos riesgos al usuario: si uno de estos cables no usa un diseño interno adecuado es posible que nuestro dispositivo simplemente no cargue, en el mejor de los casos, o que pueda llegar a quemarse o incluso explotar por una mala gestión de la corriente.

Como conclusión, podríamos entender que no todo está en el precio y debemos de comprender que hay varias variantes para definir la calidad de un cable.