OnePlus ha presentado su nuevo terminal hoy y tendrá dos versiones (algo que está de moda), una con acabado en espejo liso brillante en la parte trasera que va cubierta de metal en los bordes redondeados y otra con acabado en cerámica que se hace a mano a partir de un molde de zirconia de 0,5 mm de grosor, un proceso que lleva un total de 25 días para fabricarlo, por lo que la compañía sólo pondrá a la venta 10.000 unidades.

El Smartphone en cuestión vale para hacer llamadas y sus especificaciones son: pantalla AMOLED de 5 pulgadas a 441 píxels por pulgadas, un procesador Qualcomm Snapdragon 801 a 2,3 GHz, 3GB de RAM, 16 GB de memoria interna ampliables hasta 128 GB a través de tarjeta MicroSD, batería 2.525 mAh y una cámara trasera de 13 megapíxeles y una frontal de con un sensor de 8 megapíxeles. Además, cuenta con espacio para dos tarjetas NanoSIM.

Llevara el Sistema Operativo propio de OnePlus que es OxygenOS y está basado en Android.