Los dueños (o no) de lo ajeno son capaces de idear cualquier cosa/dispositivo con tal de llegar al fin deseado: robar lo que puedan sin causar sospechar.

Los cajeros automáticos son como imanes para lograr este fin, y es que las técnicas a usar para obtener un buen resultado son muy simples con el material adecuado, incluso se puede reutilizar en diferentes cajeros. Es aconsejable conocer las triquiñuelas de los ladrones para que te puedas proteger.

Los ladrones necesitan clonar tu tarjeta: esto lo pueden hacer de 2 formas pero siempre manipulando el lector.

  • Una será sobreponiedo al lector un dispositivo para que no te devuelva la tarjeta al terminar la operación de sacar dinero. Así los cacos tendrán la original.
  • Otra, la mejor ya que no levanta sospechas, es introducir un chip en la orilla del lector.
unawebparati_cajeros

Chip en la esquina inferior derecha, lee y transmite la banda de tu tarjeta.

Ahora que los ladrones tienen ya tu tarjeta los ladrones necesitan tu PIN lo cual obtienen con una cámara o con un teclado falso.

unawebparati_cajeros_cam

Cámara para ver cómo tecleas tu PIN.

unawebparati_cajeros_teclado

Teclado sobrepuesto para captar tus pulsaciones.

Ahora que tienen todo sólo deben recolectar datos e ir a sacar dinero como un ciudadano más a no ser que hayas anulado tu tarjeta.

Unos pasos que puedes dar para evitar esto son:

  • Comprobar visual y manualmente el lector de tarjetas.
  • Comprobar visual y manualmente el teclado.
  • Poner una mano encima mientras tecleas el PIN, incluso hacer que tecleas para confundir ya que la cámara no capta el sonido de la pulsación.

BBVA 3Presupuestos