Se ha podido saber que Apple ha comenzado su propio proyecto de Glass, imitando a Google Glass o a Microsoft con sus HoloLens. Este proyecto está en pañales, sólo se ha podido saber que Apple ha encargado alguna pantalla para ver de cerca (near-eye displays), con lo cuál si este experimento sale adelante saldría a la luz en 2018.

Apple, con sus gafas, pretendería mejorar la interacción hombre – máquina en tiempo real que hay hoy en día con Siri e irían conectadas al iPhone (como el Apple watch), aunque claro está que para saberlo con certeza deberíamos esperar a que Apple termine su experimentación y comience una producción en masa, lo cual está muy lejano. Lo cierto es que Apple ha mostrado más interés en la realidad aumentada que en la realidad virtual, al revés que Google, Facebook o Samsung.

La compañía de la manzana mordida se estaría fijando en el trabajo que hizo PrimeSense con el sistema de movimiento de Kinect de Xbox. Apple se deberá centrar, una vez tengan la funcionalidad requerida, en diseñar un wearable que la gente quiera llevar puesto (en su cara) para obtener más información de cada persona, animal, lugar o cosa que ve.

Acordaros que Apple empezó un proyecto para hacer coches y lo abandonó, esperemos que no ocurra lo mismo con la gafas de realidad aumentada.