El primer virus (en realidad gusano) de la historia lo desarrolló un estudiante de la Universidad de Cornell y liberado por accidente. El gusano Morris afectó a más de 6 mil servidores conectados a Internet (ARPANET entonces), un 10% de equipos.

Robert Tappan Morris –hijo, por cierto, de Robert Morris, un famoso criptógrafo de la década de los 60 que trabajó para los laboratorios Bell y que realizó importantes contribuciones a UNIX- cometió un error de programación que le hizo difundirlo por toda ARPANET.

Este gusano no fue diseñado para ser malo, sólo se tenía la intención de saber cómo de grande era ARPANET, pero se tradujo en se la ralentización de los equipos, la caída del sistema, el robo de credenciales, la creación de archivos en carpetas temporales…

Una historia relamente interesante y si sumas que se pueden ver los archivos escritos en C, es una maravilla.